publicidad

16 de enero de 2017

LA SHITOTSU BAKURAI O MINA SUICIDA ANTITANQUE




         Desde la aparición de los carros de combate en los campos de batalla se han desarrollado armas y tácticas para destruirlos. Ya hace tiempo vimos el empleo de gasolina por la Home Guard británica por influencia de los dinamiteros asturianos en la Guerra Civil Española. Pero como toda locura humana es mejorable, nos vamos al Imperio del Sol Naciente para descubrir un arma de un solo uso, bueno más bien un usuario.
         El soldado nipón estaba inculcado en un código ético basado en una reinterpretación del tradicional “camino del guerrero”, Bushidō (武士道) en el que su vida estaba supeditada al bien común y al Emperador. Ante la derrota el soldado japonés prefería una muerte honrosa, ya sea la del seppuku ( más conocido como harakiri en la cultura occidental) o en una carga banzai contra el enemigo...

         Para lograr la mayor efectividad contra los carros enemigos el Ejercito Japonés desarrolló una arma que en otras culturas no se hubiese ni planteado, el SHITOTSU BAKURAI. En si el arma es simple, tanto en su empleo como en su diseño, pero precisa de un soldado que no le importe morir, y eso Japón tenía a miles además de millones de civiles que darían su vida por defender su preciada isla y a su Emperador.
         El nombre de Lunge mine como se conoce en inglés nos da una gran información ya que significa “mina de estocada”. La idea era cargar contra el tanque con una pértiga de unos tres metros como si de una pica se tratase y hacer detonar la carga explosiva. La forma perfecta de ejecutarlo recordaba un movimiento de esgrima de ello su nombre, un empuje hecho con un pie adelante y la pierna de atrás recta y con el brazo extendido hacia adelante. Los norteamericanos lo llamaban despectivamente idiot´s stick, "el palo de los tontos" por como acaba el infante que lo empleaba.
         La mina era un cono de chapa de acero de unos 12 centímetros de largo y 8 de diámetro en la base con un relleno de 2.9kg de explosivo. El mecanismo era muy sencillo un clavo en el extremo de la pértiga que al chocar la carga contra el blindaje acciona el percutor y boom. En esta imagen se ve claramente la sencillez y el pasador de seguridad.
Croquis de la mina Lunge
 Como en todas las cargas huecas, la cavidad en la parte inferior del cono tiende a guiar la fuerza de la explosión de la parte inferior contra la placa de la armadura del objetivo. El extremo frontal tenia tres patas de 13 cm. de largo para aumentan el poder de penetración del arma ya que estas cargas huecas hacen más daño sin un contacto directo. La penetración de esta granada era de 15 cm. en ángulo recto y 10 si contacta con uno de 60º.
La primera vez que las tropas estadounidenses sufrieron el ataque de esta arma fue en Filipinas por lo que se cree que se inventó allí por algún soldado japonés. Tras el éxito se fabricaron miles de ellas para defender Saipán, Okinawa  y el archipiélago nipón para lo que se entrenó a la población civil como una última medida desesperada. Años más tarde veteranos japoneses formaron a los soldados del Viet Minh en su empleo con una pértiga aún más corta, estas unidades se llamaron los “voluntarios de la muerte”.
Sello de correos de Vietnam del Norte

VIDEO INTERESANTE EN INGLÉS


La shitotsu bakurai o mina suicida antitanque” Francisco García Campa – Bellumartis Historia Militar

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

DERECHOS DE AUTOR