publicidad

10 de febrero de 2017

¿POR QUÉ LUCHAN LOS SOLDADOS?


Fotograma de "Cuando eramos soldados"

          Es una pregunta que muchas veces me he hecho, y creo que muchos de vosotros también. La respuesta fácil y sencilla son los típicos tópicos de Patria, Bandera y Gloria pero la respuesta es mucho más compleja.
         Lo cierto que al igual que las sociedades evolucionan en su código de valores, los soldados también lo hacen como miembros integrantes de estas. A groso modo los grandes valores funcionan como elemento motivador en los cuarteles y en las campañas de propaganda pero en el fragor de la batalla se olvidan.
         ¿Entonces cuál es la causa de los actos de heroísmo?...

soldado canadiense encendiendo cigarillo a un prisionero aleman en Paschendale
         El odio al enemigo: aunque parezca la mejor razón, las guerras convencionales (excluyendo las religiosas) y las consiguientes paces, demuestran que en muchos casos más que enemigos son adversarios que al poco vuelven a coexistir sin mayor odio. Aunque esto solo se logra si se cierran heridas o se reeduca a la población mediante los mismos métodos que crearon el odio (medios de comunicación, Religión, políticos). En la Primera Guerra Mundial en la que se había inoculado el odio entre las naciones por medio de las escuelas y periódicos se ve un buen ejemplo de cómo los soldados de ambos bandos llegaban a confraternizar siempre que podían, como mejor ejemplo la Tregua de Navidad.

         El verdadero soldado no lucha porque odia lo que tiene delante,
sino porque ama lo que tiene detrás” (Chesterton)

Esta frase resume perfectamente la realidad que un estudio entre las pilotos norteamericanos en la Segunda Guerra Mundial confirmó con esta sentencia “los hombres parecen estar luchando más por alguien que contra alguien”.
Tradicionalmente se consideró el amor a la Patria y a la Bandera como la mayor motivación del soldado junto con el honor. El medievalista Marc Bloch tras sus vivencias en los campos de batalla de la PGM escribió “Creo que pocos soldados, excepto algunos de los más inteligentes y nobles de corazón, piensan en su país cuando luchan valientemente: más a menudo lo que le mueve es un sentido del honor individual”. Este honor individual fue llamado por los franceses como amour-prope, amor propio, una vanidad que dependía de la estima del grupo. Es decir ser un buen soldado para ser reconocido por tus compañeros de armas que era tu familia en el campo de batalla.
Ya nos vamos acercando a la verdadera causa del afán de lucha: la familia tanto la de sangre como los compañeros que derraman su sangre junto a la tuya. ¿Cómo se crea esta familia de soldados?
Más que en los entrenamientos o en los combates se va creando con el día a día, las horas de ocio en las que entre juegos, juergas y conversaciones sobre la vida antes y después de la guerra iban estrechando vínculos. Esas alegrías y sufrimientos en tierras extrañas compartiendo la vida y la muerte crea unos lazos que hace que “en la guerra uno puede acostumbrarse a la idea de la propia muerte, pero cuando golpea a otro de nosotros parece un destino injusto”.
Soldados estadounideneses en Afganistán haciendo piña
 Dejo abierto este artículo para que vosotros deis vuestra opinión y completéis esta breve reflexión que tuve tras leer Círculos de Lealtad, capítulo 11 del libro “VERDÚN 1916” de Paul Jankowski

2 comentarios:

  1. Porque es nuestro trabajo, y por el juramento que se ha hecho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un gran motivo basado en el honor y la palabra dada. Pero en el caso de los soldados no voluntaros o no profesianales ¿Vale ugual? ¿y de los expuestos en el texto que piensas?

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

DERECHOS DE AUTOR