publicidad

14 de julio de 2017

EL IMPERIO FATIMÍ Y SU EJÉRCITO

Hoy Xavier Adriá nos sumerguirá de nuevo en las arenas del tiempo para conocer el Imperio Fatimí, surgido en el siglo IX que persistió hasta el siglo 12.
Lo que sabemos originalmente de ellos, es que eran chiitas de rama ismaelita, rivales de los chiitas duodecimos, pero a la vez de los sunies, Originalmente parece que tuvieron su base en el sur de Arabia, donde salieron a buscar tierras donde establecerse. Se autodenominaban fatimíes en referencia a Fátima, hija del profeta del Islam, dado que afirmaban descender de ella y Alí.
El mundo musulmán en el que surguieron los fatimies era bastante dispar, por lado en la zona occidental estaban los omeyas en España atentos a cualquier amenaza que viniera del Norte o del Sur, en el Magreb predominaban pequeños reinos independientes de dinastías bereberes o arabes, como los aglabies en Tunez, mientras en la zona oriental del mundo musulmán, el califato abasie trataba de sobrevivir, sobre todo desde que algunos gobernadores de provincias sobretodo de origen turco se independizaban como la dinastía de los tulunies en Egipto y otras de origen persa en Persia y Irak, aun las tribus turcas seljuk no aparecerían hasta el siglo X.

Tropas fatimies. Jinete Ghulam y bereber
Obra de Pablo Outeiral
En el Norte de Africa, los fatimíes encontraron uno de sus bastiones, estableciéndose en la actual Argelia en 909, donde Ubayd Allah al-Mahdi jefe de la dinastía fatimí iniciaría su reinado, sostenido y apoyado fielmente por bereberes de la tribu kutama que formarian el grueso de los primeros ejércitos. Los ejércitos iniciales estaban conformados de elementos mayoristamente bereberes, lograron convertir a los kutama y los usaron como punta de lanza contra la dinastía de los aglabies de origen árabe, que regían un pequeño reino que abarcaba una parte de Argelia, la totalidad de Túnez, la isla de Sicilia y parte de la tripolitana líbica, los fatimies promovieron un alzamiento bereber y se hicieron con los dominios aglabies en el mismo año 909.
Al vencer los aglabies, Ubayd lanza un desafío a los abasidas, se proclama califa, en la ciudad de Mahdiyya en 910. Los abasies perdieron lo que les quedaba de territorio norteafricano, se habían reducido a la Mesopotamia, a la zona hijazi de Arabia y partes del levante lugares que los tulunies de Egipto les ayudaban a mantener.
Estos hechos no pasaron desapercibidos por los omeyas de Al-Andalus, que estaban en guardia. En su reinado también destruye a los rustamies de Argelia, se expandían por el Norte de África, mientras tenían en mente someter las ricas tierras de Egipto, dado que conectaban a Oriente y África, lo que daría un acceso más directo a las bases ismaelitas. Lanzarían varias expediciones tanto marítimas como terrestres para someter a Egipto, no sería hasta el año 969 en que con el general Jawhar al-Siqili de origen siciliota que tomarian Egipto, es entonces cuando los fatimíes transladan su capital a Egipto y fundan el Cairo.
La razón de este traslado lo podemos ver en los omeyas y la dinastía de los idrisies entre otros, en 929, Abderraman III se proclamaría también califa como forma de hacer frente a la amenaza fatimí a sus dominios y empezaría a mirar de detener el avance de los fatimíes en Marruecos, junto a la dinastía de los idrisies cuyo interés no era ser sometidos por estos. Los fatimies dejarían en Norte Africa a la dinastia bereber de los ziries como gobernantes, los ziries posteriormente servirían a Almanzor y serían los creadores de la taifa de Granada. La proclama de Abderraman III hizo además que hubiera en el mundo musulmán tres califas a la vez, algo que nunca había ocurrido, 2 sunníes el de Córdoba y Bagdad y uno chiita el fatimí del Cairo.
Jahwar bajo las órdenes del califa fatimi Al-Muizz li-Din Allah someteria Egipto con una combinación de guerreros kutama, sicilianos, maghrawas. Posteriormente la expansión fatimí se dirigiría hacia el Levante hasta Siria, el Hijaz y entrarían en el Sudan, en esos momentos el ejército fatimí evolucionaria aún más y tendría más elementos, los fatimies establecerían grandes contingentes de kutamas y sus familias en Egipto, dado su lealtad a ellos. Egipto aún era una zona de mayoria sunní y ante cualquier levantamiento era mejor tener partidarios cerca.
En su periodo egipcio, incluirían elementos militares sudaneses, turcos y arábigos en sus contingentes, caballeros pesados ghulams y guerreros de las tribus sudanesas, en materia religiosa tuvieron cuidado de no ofender los sentimientos, eran una minoría chiita ismaelita, gobernando sobre una mayoría de sunníes, con cristianos y judíos incluidos.
Los fatimíes establecerían dialogos y buenas relaciones con los bizantinos, ya en pleno siglo X perderian el control absoluto de sus posesiones norteafricanas: los ziries se independizarían completamente, surgirían los hammadies, lo peor es que ziries y hammadies rechazaron reconocer a los fatimíes y aceptaron a los abasíes como sus líderes religiosos. Esto conllevo que como represalia los fatimies promovieran la invasion de tribus arabes hilalies al Magreb.
Mezquita de al-Hâkim en El Cairo.
 Comenzada bajo el reino de al-Azîz Billâh, se terminó en 1013
Pero también en pleno siglo X, los fatimies se encontrarian con uno de sus peores enemigos, los turcos seljuks, islamizados y que se autodenominaban campeones y defensores del sunismo, surgidos en el Asia Central, los caballeros de la estepa, sometieron las tierras de Persia, Irak, parte de Anatolia y arrebataron Siria y Palestina a los fatimies. Estos hechos alarmaron a los fatimíes y a sus amigos bizantinos.
Hay que señalar que los fatimies vieron con buenos ojos inicialmente la llegada de los cruzados, aunque luego un intercambio de correspondencia entre Alejo I y el califa fatimi, sobre los objetivos y direcciones que debían llevar los cruzados. Alejo I le reveló a su colega que ya no podía controlar a los cruzados, lo que llevóa los fatimíes a chocar con estos. Debido a que en 1098 los fatimíes habían expulsado a los turcos de Jerusalén (causa de la 1ª Cruzada), pero serian asediados por los cruzados. Estos al tomar la ciudad santa, asediarían a la guarnición fatimí refugiada en la ciudadela, la cual acabaron por entregar bajo salvoconducto de sus vidas.
Esto llevaría del siglo XX y XI a luchas entre los fatimíes y cruzados por las posesiones de palestina, el ultimo bastion en Palestina fue Ascalon, que resistió gracias a que era abastecida por mar por la flota fatimi. Tambien estaba la conexion fatimi-hashashin dado que los hashashins consideraban a los fatimies como sus líderes, pero en 1094 el visir al-Afdhal tomaría el poder, relegando la figura del califa a un segundo plano, lo que llevaría a los hashashins a intentar ir a Egipto y liberar a los califas.
Empieza el reino de los visires, que actuarían de regentes y representantes califales, hay que señalar que en 1097, Alejo I de Conmeno en coordinación con los fatimíes avisa a al-Afdhal de que los cruzados están en Constantinopla, ambos tienen un enemigo en común, los temibles turcos seljuks. Cabe señalar que mientras los cruzados asediaban Antioquia, delegados fatimies negociaban con ellos como repartirse los dominios, pero gano entre los cruzados la facción más intransigente que prefirió inclusive luchar contra los fatimies y hasta amenazar de anexionar Egipto.
El siglo XI, marcaria la decadencia fatimi, el visir Shawar se refugia con Zengi, solicitando su ayuda para recuperar el poder en Egipto, el rey del reino de Jerusalem es el belicoso Amalrico I que tenía sueños imperiales de verse como un emperador del Oriente y someter Egipto, Zengi envia a Shirkut el tio de Saladino para ayudar a Shawar, eso desencadenaría una competición entre tres hombres por el poder de Egipto.
Soldatos fatimies del S XI por Graham Turner para Osprey Publishing
Durante el reinado de Nur ad-din hijo de Zengi, Shawar volveria a solicitar ayuda, debido a que Amalrico I con el que había tenido tratos tanto políticos como militares había aparecido en Egipto con su ejército, para exigir tributos, lo que llevo a que Shirkut el cual se llevó a su sobrino Saladino. Amalrico I que finalmente acabaría abandonando Egipto ya que sus dominios estaban siendo amenazadoos por Nu ad-Diin y sus rivales de la corte.
Shirkut y Saladino, volverían otra vez a Egipto para expulsar a Amalrico I, todo a causa de las intrigas de Shawar que sería ejecutado, ocupando Shirkut la plaza de visir, hasta su muerte. Siendo sustituido por Saladino que serviría al último califa fatimí, reformaría la administración. Tuvo que hacer frente a los contingentes militares sudaneses de los fatimies que se habían alzado en armas instigados por un eunuco. Hizo retroceder otra vez a Amalrico I que amenazaba Damietta.
En 1171 muere el último califa fatimí de enfermedad, lo que lleva a Saladino a abolir el califato fatimí y crear el Sultanato Ayubí.
Saladino reformaría el ejército fatimi y aprovecharía el rico estado heredado por ellos para el Sultanato Ayubí, usando las antiguas posesiones fatimies, que incluyan Egipto, parte del Sudan y la costa arábiga y la costa de parte de Libia.
El ejército fatimí, como se señala su pilar fue inicialmente los bereberes kutamas que eran sus mas leales tropas. Con el sometimiento de los territorios aglabies, adoptaron una poderosa tradición marinera dado que estos  eran una potencia marinera junto a los sicilianos. En Egipto pudieron incorporar elementos más pesados de caballería sobretodo turcos ghulam y soldados sudaneses sobretodo arqueros sudaneses, lo que les llevo a poder concentrar grandes fuerzas de hasta 50,000 soldados o más en sus mejores momentos.
PARA SABER MÁS:

El Imperio Fatimí y su ejército” por Xavier Adriá Kone – Bellumartis Historia Militar”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

DERECHOS DE AUTOR